¿Cómo funciona?

Cada palabra produce una imagen interior, capaz de influir en nosotros mismos y en nuestra comunicación con los demás.

Trabajar atentamente con las palabras que utilizamos y aclararse el sentido y efecto que tienen nuestras palabras, nos proporciona alta atención y contenido efectivo.